Lanzarote

Desde que nos conocimos, mi adorable pareja me decía que le encantaría llevarme a Lanzarote. Él había estado años atrás y se había maravillado con la isla, con sus volcanes, con sus playas y con sus gentes. Por mi parte, yo no tenía muy claro que me fuese a gustar, por eso iba retrasando el viaje año tras año. Pero el pasado mes de octubre nos coincidieron unos días libres y encontramos una oferta de vuelo directo. Ya no había excusas. Nos íbamos a Lanzarote. Alquilamos un coche para recorrer la isla, y nos dejamos llevar. Él descubrió rincones que en su anterior visita le habían pasado inadvertidos, y yo descubrí una isla que nos recibió con los brazos abiertos. Las puestas de sol, la tierra volcánica, la papas arrugadas con mojo, la experiencia submarina, los cactus, las noches frente al mar, los barcos pesqueros o los lugares que atraen al mayor número de visitantes… Ahora entiendo por qué mi pareja quería volver. Yo también volvería.

Estos son algunos de los momentos que me llevé.

Anuncios

2 pensamientos en “Lanzarote

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s